domingo, 20 de diciembre de 2015

MITOS DEL POLLO

Debate en las mesas de fin de año. Arrollado de pollo, pollo relleno, pollo al verdeo, pollo a la parrilla, pollo y más pollo. ¿Cuantas veces escuchaste que los pollos son alimentados con hormonas? ¿Qué hay de cierto en esta afirmación? Ahora si surge la pregunta, sabrás la respuesta.

La Lic. en Nutrición Agustina Marsó directora del Centro de Información Nutricional de la Carne del Pollo (CINCAP), nos responde los siguientes 3 interrogantes más comunes sobre el pollo.

  1.     1-   ¿Es cierto que los pollos son alterados con hormonas de crecimiento?

No, no es cierto. Esta creencia se trata de un mito sin fundamento científico.
El uso de hormonas en la crianza de pollos está prohibido en nuestro país. El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), organismo que garantiza la calidad de la producción agropecuaria, controla que no existan sustancias prohibidas en los alimentos de origen animal y vegetal, entre ellas, la presencia de hormonas exógenas en carnes. Esto lo realiza a través del Programa de Control de Residuos e Higiene en Alimentos (CREHA). Los resultados de estos análisis para los últimos diez años están disponibles en SENASA y muestran que en ningún caso se ha encontrado restos de hormonas agregadas en la carne de pollo argentina.
La prohibición del uso de hormonas y los controles que se aplican para garantizar su cumplimiento son los principales motivos que permiten afirmar que no se aplican hormonas a los pollos para aumentar o acelerar su crecimiento. Es interesante destacar que además de estar prohibidas, las hormonas no son eficaces a la edad de crianza del pollo parrillero, dado que los pollos crecen naturalmente muy rápido, alcanzando aproximadamente 3 kg de peso en tan sólo 45 días de vida. Durante este período, las aves crecen a su máximo potencial, de manera que no podrían hacerlo más rápido si se las estimulase para ello
Recientemente, la Sociedad Argentina de Nutrición publicó un artículo que revisa la evidencia científica que existe en relación a este tema, y encontró que no hay ninguna publicación que avale esta creencia.

2-      ¿Cómo es el proceso de crianza del pollo que será destinado a consumo?

Los pollos que hoy en día consumimos, a los cuales se los denomina “pollos parrilleros”,  llevan un proceso de selección genética de los mejores ejemplares de la especie a nivel de  pedigrís, bisabuelos, abuelos y padres. La selección genética es uno de los pilares fundamentales en los cuales se basa la industria para obtener pollos de 3 kg en tan sólo 45 días.
Los huevos que darán los pollos que luego consumiremos se envían a plantas de incubación, en donde pasados los 21 días nacerán los pollitos, que serán trasladados luego a granjas en donde se criarán por unos 45 días. Luego, los pollos se transportan hacia la planta de faena en donde se obtiene el producto terminado como el pollo entero, trozado, como así también productos derivados.
Durante la crianza y a partir de la buena genética tiene primordial importancia el cuidado de 3 aspectos: la nutrición, el manejo, y la sanidad.
Para la alimentación de los pollitos se utiliza alimento balanceado. El 90% del alimento balanceado que recibe el pollo está compuesto principalmente por maíz (63%) y en segundo lugar por soja (27%), y como ingredientes complementarios se utilizan conchilla molida, ceniza de hueso, aminoácidos esenciales, minerales y vitaminas. El maíz que se utiliza para alimentar a los pollos es el que producimos y pertenece a la cosecha del mismo año, por lo que el cereal es siempre fresco.
Se utiliza un tipo de alimento balanceado para cada etapa de crecimiento del pollito, de manera de aportar al ave los nutrientes exactos que requiere en cada momento.
Estos alimentos son diseñados por Médicos Veterinarios, Ingenieros Agrónomos, y Licenciados en Alimentos especializados en nutrición avícola, y se controla la calidad tanto de los distintos componentes en forma separada como del alimento final obtenido.
En relación al manejo, es primordial cuidar que las aves estén confortables en todo momento para expresar todo su potencial de crecimiento. Por ello, la industria adapta las granjas para ofrecer las mejores condiciones de luz, temperatura, y provisión de agua y alimento. Así, las granjas están equipadas con mecanismos de aislamiento térmico, ventilación, calefacción, enfriamiento, sistemas de agua de bebida y alimentación.
Para resguardar la salud de las aves, se aplican estrictas medidas de bioseguridad y profilaxis, sumados a planes de vacunación que transfieren inmunidad de padres a hijos, todo ello controlado por el SENASA. Además, Las “Buenas Prácticas de Producción de Pollos Parrilleros” indican cómo debe ser el cuidado de los predios, los equipos, la limpieza, la desinfección y los programas de vacunación, entre otros aspectos.

3-    ¿ Cómo  puedo asegurarme yo como consumidor que el pollo que voy a comprar, fue criado correctamente sin ningún tipo de alteración y contaminación?

Recomendamos comprar el pollo en los comercios habilitados para ello, como los supermercados, las pollerías, y otros similares. Es indispensable adquirir siempre el pollo dentro de su bolsa original, en donde puede verificarse su identificación, el productor responsable,  el número oficial de habilitación del establecimiento por SENASA y la fecha de vencimiento del producto.
SENASA controla toda la producción de aves vivas a nivel nacional. La habilitación y la inspección de las plantas de faena y de los productos son realizadas por SENASA y/o por las Direcciones de Bromatología Provincial o Municipal. Todos estos establecimientos aplican diferentes sistemas de aseguramiento de la calidad. Algunos de ellos son las Buenas Prácticas de Manejo (BPM), los Procedimientos Operativos Estandarizados de Saneamiento (POES), y, desde 1996, cada vez se incorporan más los programas de “Control y Análisis de Riesgos y Puntos Críticos” (HACCP, sus siglas en inglés).
En forma diaria se chequea la calidad microbiológica, las características organolépticas y la vida útil que permiten corroborar el correcto funcionamiento de los programas de aseguramiento de la calidad.

Mediante los programas de trazabilidad que se implementan en la cadena avícola, es posible realizar el seguimiento del pollo a lo largo de toda la cadena productiva, desde su origen hasta el consumo.

El pollo forma parte de una alimentación saludable y confiable. Los consumidores nos podemos quedar tranquilos que el pollo es un alimento seguro y muy nutritivo.  

Agradecemos su amable participación y por el tiempo dedicado para la publicación de este articulo a Lic. en Nutrición Agustina Marsó

Esperamos que les haya sido de utilidad, el equipo de PERSONAL SUPER les desea muy buen comienzo comienzo del 2016!
Imagen extraida de: http://www.taringa.net/post/femme/17203896/Hormonas-En-Los-Pollos.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario