jueves, 16 de junio de 2011

El cliente siempre tiene la razón

Cuando decidimos comer fuera de nuestra casa la elección de destino depende de varios factores: la ubicación, decoración, especialidad en algún tipo de plato, por su fama y por supuesto por los precios.
En este último punto nos vamos a detener y esta vez no vamos a analizar el tema desde el punto de vista nutricional, sino como consumidores y nuestros derechos a la hora de hacerlos valer.
Hace algunas semanas seleccionamos un pub/bar donde desde algún tiempo teníamos ganas de concurrir, habíamos visto (de pasada) en varias oportunidades en la puerta del local la carta de precios la cual nos resulto atractiva. Finalmente una noche decidimos ingresar, antes volvimos a mirar la carta pegada en la vidriera y elegimos que comer, cuando se acerca la moza a tomarnos el pedido directamente le pedimos el plato ya que sabíamos lo que queríamos.
Todo estaba bien, ambientación, música, tiempos de espera y finalmente el plato llego bien presentado y a punto.
El problema se presentó a la hora del pago, cuando recibimos la cuenta uno de los platos que costaba $50 pesos figuraba en el ticket a $85, hicimos el comentario a lo moza, pero esta nos respondió que el precio era correcto que habláramos con el encargado.
Hicimos la consulta y este nos dijo que el precio era correcto, a lo cual respondimos que la carta de afuera tenía otro precio. Esta persona de muy mala manera nos dice que el precio eran $85 pesos y que debíamos abonar esa suma ya que la carta exhibida afuera era “vieja”, obviamente y ante el conocimiento de ley hicimos notar el error, mostrando que teníamos razón al exigir se nos cobrara el precio visto en la carta de la vidriera ya que era un error de ellos no nuestro.
Finalmente luego de varias idas y vueltas se nos cobró el precio que figuraba en la carta presentada en la vidriera, pedimos se actualice la misma ya que no era correcto tener un precio para el afuera y otro para adentro y se evitaría así que otras personas pasaran por el mal momento que debimos pasar.
Entonces para concluir sugerimos se tenga en cuenta que si elegimos un lugar donde comer y nuestra elección se basa en el precio que se promocionaban en una cartilla y/o pizarra que se encuentra con vista al público que circula por la calle, no es necesario que miremos el menú interior para corroborar los mismos ya que los exhibidos deben ser los definitivos.
En caso contrario se está realizando una publicidad engañosa, infringiendo la LEY DE LEALTAD COMERCIAL 22802 cap III articulo 9°:
“Queda prohibida la realización de cualquier clase de presentación, de publicidad o propaganda que mediante inexactitudes u ocultamientos pueda inducir a error, engaño o confusión respecto de las características o propiedades, naturaleza, origen, calidad, pureza, mezcla, cantidad, uso, precio, condiciones de comercialización o técnicas de producción de bienes muebles, inmuebles o servicios”
A continuación les dejamos unos teléfonos en donde puede denunciar estas faltas:
-Lealtad comercial: 4349-3000
-Defensa del consumidor: 0800-666-1518
Por supuesto realizamos el reclamo al organismo correspondiente, una semana después el menú exhibido en la vidriera de este local estaba actualizado.
Hasta la próxima
Equipo Personal Super

No hay comentarios:

Publicar un comentario