jueves, 6 de enero de 2011

Comer afuera, cuidarnos por dentro


Es muy frecuente encontrar consejos en los medios de comunicación que hagan referencia a conductas que debemos tomar a la hora de comer afuera si nos estamos cuidando en la alimentación como ser: pedir que nos quiten la panera, no untar manteca en tostadas, pedir abundante cantidad de ensaladas, consumir bebidas light, entre otros.


Lo más habitual es que durante el verano la cocina se tome un respiro y optemos por comer afuera o bien acudir al delivery más cercano. Esto es aún más común durante las vacaciones donde los restaurantes, puestos al paso o las rotiserías están a la orden del día.

Más allá de los consejos que mencionamos anteriormente, consideramos aún más importante tener en cuenta algunos ítems poco mencionados, y que probablemente en la vorágine de poder conseguir un sitio donde comer o comprar lo más rápido posible dejamos de lado y que son muy importantes para nuestra salud.

Debemos tener en cuenta e incorporar las siguientes conductas a la hora de consumir alimentos fuera de nuestras casas.

Antes de sentarnos o pedir el menú:

• Observar la limpieza del lugar (pisos, heladeras, mesas, cubiertos, vasos, entre otros) si se encuentra sucio o descuidado evitar realizar pedidos y buscar otra opción.
• Prestar atención a la higiene del personal: cuidado del cabello (uso de cabello recogido o cofias), manos (uñas cortas, higiene de manos ante la manipulación de alimentos), vestimenta limpia y prolija.

Los consejos anteriores también sirven en el caso de compras en almacenes y supermercados (en próximas entregas daremos más detalles del tema)

• Iluminación: si bien están muy de moda los sitios donde se come a la luz la da una vela, es importante que veamos que estamos comiendo.
• Si la opción es un tenedor libre observar que las islas de alimentos tengan protección adecuada que evite que las personas al hablar delante de la comida saliven. Como parte de nuestra conducta como consumidores responsables debiéramos tratar de no hablar por sobre los alimentos para evitar la contaminación de los mismos, así como también evitar utilizar las pinzas de alimentos crudos con los cocidos para no contribuir a la contaminación cruzada.
• Lavarnos las manos ya sea con agua y jabón o bien con alcohol en gel.

Una vez que estamos en la mesa:

• Asegurarnos que el plato que hemos solicitado llegue a nuestra mesa caliente, especialmente al tratarse de carnes no obviar observar que no haya partes rojas en el centro. Prestar especial atención en el caso de combos para niños que incluyan hamburguesas para evitar posibles enfermedades como el Síndrome Urémico Hemolítico. No tener vergüenza a la hora de pedir que calienten el plato o que cocinen más la carne. Si hablamos de delivery informar si el pedido no llego en condiciones, calentarlo o bien pedir el cambio.
• Si pedimos alimentos que requieren frío observar de ser posible las temperaturas de las heladeras o bien al tacto no sentir temperatura ambiente. Esto podemos tenerlo en cuenta cuando nos ofrecen mantecas o quesos cremas para untar. También es importante revisar las fechas de vencimiento de los envoltorios, tanto de estos como de las mermeladas individuales. Si los productos no están a una temperatura acorde o la fecha de vencimiento está desfasada no dudar en pedir el cambio del producto.
• Si observamos materiales extraños en la comida: insectos, pelos, vidrio u otros. Poner el alerta al responsable del local, pedir el cambio o bien retirarse del lugar si observamos que no ofrece las condiciones.
• Si pedimos alimentos crudos como por ejemplo ensaladas observar que las verduras estén limpias sin restos de tierra, si observamos alguna anormalidad evitar el consumo.
• Cuando los alimentos tienen olor desagradable, sabor extraño o aspecto anormal, hacer saber de la situación al establecimiento y no volver a consumirlo.

Estos consejos ayudarán a evitar posibles enfermedades transmitidas por alimentos como ser: Salmonella, Escherichia Coli, entre otras.

Datos útiles:

Consideramos de importancia que la comunidad conozca estos datos, entre todos podemos ayudar a mejorar las condiciones de Higiene de los lugares donde adquirimos nuestros alimentos.

Es importante destacar que en la Argentina contamos con un organismo a nivel gubernamental el ANMAT* (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) y dentro de este una entidad INAL donde podemos realizar reclamos relacionados con establecimientos o alimentos que no cuentan con las condiciones necesarias.
El INAL se encarga de investigar su denuncia para prevenir problemas de salud en la comunidad.
Consultas: TE: 4340-0800 // 4340-0800 int: 3537/ 3526
4340-0888/ 9
0-800-222-6110 // 0-800-222-6110
Correo electrónico: vigi.alimentaria@anmat.gov.ar

Si Ud. no vive en la CABA les adjuntamos este link http://www.anmat.gov.ar/listados/Telefonos_bromatologia.pdf para consultar que entidad le corresponde de acuerdo a su municipio.

Si Ud. vive en el exterior lo alentamos a que consulte en que lugar puede realizar las denuncias correspondientes.

Como siempre decimos, debemos cuidar nuestro cuerpo ya que tenemos uno solo. Esperamos haya sido de utilidad esta información.

Hasta la próxima entrega. Afectuosos saludos en este 2011 que comienza, quienes hacemos Personal Super.
Lic. Valeria Grance
Lic.Claudio Magno

* www.anmat.gov.ar






1 comentario:

  1. Wow, que buena propuesta! Yo no tengo muchos control sobre lo que como. Soy lacto vegetariana y a veces es difícil comer afuera, pero siempre encuentro alguna que otra ensaladita, empanada de humita. Respecto de los controles los tendré mas en cuenta! Besos

    ResponderEliminar