viernes, 17 de diciembre de 2010

Nueva sección: ¿Sabías que?


¿Cuántas veces hemos escuchado?: “Querés hacer dieta, come mas verduras”.
Si bien es cierto que las verduras son buenas aliadas en los planes alimentarios hipocalóricos para descender de peso debido su bajo contenido energético por gramo de alimento (densidad calórica), solo conforman una mínima parte de este tipo de régimen.

Aclaramos que no solo hay que consumir verduras cuando hacemos dietas para bajar de peso, sino que deben formar parte de nuestra alimentación diaria, consumiéndolos en todo tipo de forma y colores.

En este artículo y en los próximos nos iremos sumergiendo, más allá del valor calórico de las verduras, en el interesante mundo de las otras propiedades nutricionales de esta familia de alimentos.
Las verduras se pueden clasificar según la parte de la planta comestible en: semillas, raíces, tubérculos, bulbos, tallos, brotes, hojas, frutos, flores.
En este artículo analizaremos parte de los frutos, hoy EL TOMATE

¿Sabías que?

NOMBRE CIENTIFICO
Originario de la zona ecuatorial del Perú pertenece a la familia de Solanáceas y a la especie Lycopersicum Esculentum.

Según publicaciones del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria), su nombre científico aun no está claro, pero coincide que el nombre más aceptado sigue siendo el arriba mencionado.

TIPOS.

Tomates redondo, perita y cherry son los que podemos conseguir en todas las verdulerías.

PROPIEDADES NUTRICIONALES:
-CALORIAS: Como hemos mencionado al principio es una hortaliza con una muy baja densidad calórica, ya que 100 g de tomate tienen solo 18 calorías, ya que la mayoría de su peso (94%) esta conformado por agua.
Si tenemos en cuenta una barra de cereal pesan entre 23-28 g y aportan en promedio unas 90 calorías, podemos decir que un tomate contiene gran cantidad de volumen a cambio de poca energía, generando mayor saciedad.

-PROTEINAS: El tomate, no es fuentes de proteínas. Porque cada 100 g de tomate contiene menos de 1 g de proteínas (0,88).

-HIDRATOS DE CARBONO: también contienen muy baja cantidad de carbohidratos, aproximadamente unos 4 g de HC cada 100 g de tomate. Cuando gastamos energía, el primer nutriente que el organismo utiliza son los carbohidratos, obviamente este no es alimento que aporte mucho a este propósito, por lo tanto podemos decir que tampoco son fuente de hidratos de carbono

-LIPIDOS (grasas): Aquí el tomate casi carece de contenido grasas ya que cada 100 g contienen apenas 0,2 g de grasas totales.

-FIBRA: No llega a ser fuente de fibra pero contiene una cantidad significativa de la misma ya que cada 100 g de de tomate, aporte 1,2 g de fibra. Recordemos que la fibra es la parte de las plantas comestibles que el aparato digestivo del cuerpo humano no puede digerir, y por ello una de sus funciones en el organismo es acelerar el tránsito intestinal. En personas que sufren de constipación, una de los alimentos que se recomienda consumir son los ricos en fibras.

-VITAMINAS: Entre ellas se pueden destacar la B1, B2, B3 y B5, pero no es un alimento fuente de las mismas.
De la vitamina que si es fuente este alimento es de la Vitamina C, inclusive consumiendo medio Kg de tomates se llegan a cubrir las recomendaciones diarias de esta vitamina. La vitamina C o acido ascórbico, actúa como antioxidante, cumpliendo una función protectora en nuestro organismo. Esto significa que retarda o previene la oxidación de otras células en el organismo evitando el daño de la misma que podría desencadenar una amplia gama de enfermedades incluyendo el Alzheimer.
Otras de las funcione importantes de la Vitamina C, es la de favorecer la absorción del hierro, ayudar al crecimiento y reparación de tejidos, al desarrollo de encías dientes y huesos, además de otras

-PIGMENTOS: Estos compuestos son los responsables darle el color y el que se destaca en este caso es el Licopeno, perteneciente a la familia de los carotenoides que le brinda el color rojo. Al igual que la Vitamina C, actúa como antioxidante y presenta beneficios sobre la salud reduciendo la incidencia de varias patologías cancerígenas como por ejemplo cáncer de pulmón y próstata

-MINERALES: De ellos podemos destacar el contenido magnesio (Mg), potasio (K) y fosforo (P). Si bien no es fuentes de estos minerales contiene cantidades significativas de los mismos cada 100 g de tomate.
El Mg ayuda a fijar el calcio y fosforo en huesos y dientes, participa en la formación de proteínas, en aproximadamente 300 reacciones enzimáticas del organismo, además de otras funciones.

El potasio (K) es el principal catión intracelular, es decir se encuentra dentro de la célula, por lo tanto es esencial para el funcionamiento de todas las células. Dentro de la misma Interviene en la síntesis de proteínas, es necesario para la actividad enzimática, regula la presión osmótica y el equilibrio hidroelectrolítico. También ejerce funciones fuera de la célula como participar en el mecanismo de transmisión de impulsos nerviosos, en la contractilidad muscular y en la regulación de la presión sanguínea.

El fósforo (P) es necesario para la formación del hueso junto con el calcio en la proporción de 1 g de fosforo para 2 g de calcio retenido. También forma parte de la estructura dentaria. Es fundamental en los compuestos almacenadores de energía como ATP, ADP y fosfato de creatinina

CONCLUSION

Por todo lo analizado hasta aquí, podemos concluir que obtendremos grandes beneficios nutricionales incorporando el tomate a nuestra dieta diaria, ya que nos aporta B1 (Tiamina), B2 (Riboflavina), B3(niacina), B5(acido pantoténico) y es fuente de vitamina C. También aporta minerales como el fosforo, potasio y magnesio; y carotenoides de gran importancia como el Licopeno.

Todos estos aportes favorecen a la salud en reducir o prevenir el estrés oxidativo, evitando daños en las células tales como patologías cancerígenas de pulmón y próstata.
Favorece entre otras a la formación de la estructura ósea, dentaria y a la contractibilidad muscular.

Tengamos en cuenta que es un alimento que se puede consumir en crudo previamente higienizado con agua de red (si el agua no es segura recordar agregar 2 gotas de lavandina por cada litro de agua) o preparaciones cocidas. Elegir aquellos tomates que tengan piel lisa y suave al tacto, que no estén blandos y que no posean manchas ya que es un indicador de que el fruto está deteriorado.

Su precio ronda dependiendo del tipo y lugar de compra entre los 4$ y 10$ el Kg. Suele suceder que muchas personas se quejan del precio de las verduras y a veces es cierto que se encarecen demasiado, pero si tenemos en cuenta todos los beneficios que generan a la salud este tipo de alimentos y que muchas veces gastamos mucho más dinero en alimentos altos en grasa y colesterol y luego en medicamentos para poder disminuir estos valores elevados en sangre, podemos concluir diciendo entonces que, incorporando mas vegetales a nuestra dieta estaremos priorizando calidad de vida.
¡Hasta la próxima!
Equipo Personal Super.

2 comentarios:

  1. Que bueno!yo como tomate casi todos los días de mi vida,me encanta ,que bueno saber que hace bien.

    ResponderEliminar
  2. En el super el kilo vale entre 8 y 9 pesos en la verdulería del barrio está 2Kg x $6 o 2kg x $8

    Me parece una estafa ya que el supermercado tiene quinta propia y un volumen de compra y venta infinitamente mayor.

    Revisen antes de comprar!

    Zinha

    ResponderEliminar